Calculadoras de Salud
Calculadora de concepción para el embarazo

Calculadora de concepción para el embarazo

Esta calculadora de concepción calcula su fecha de concepción de acuerdo con la fecha de su última regla, la fecha de su ecografía o su fecha de parto.

MÁS PROBABLE POSIBLE
Fechas de concepción Abr 28, 2022 - Puede 2, 2022 Abr 27, 2022 - Puede 7, 2022
Relación sexual que condujo al embarazo Abr 25, 2022 - Puede 2, 2022 Abr 22, 2022 - Puede 7, 2022

Hubo un error con tu cálculo.

Tabla de contenido

  1. Áreas de aplicación
  2. Comodidad para la usuaria
  3. Uso de la calculadora de concepción
  4. Recomendaciones para el uso de la calculadora
  5. Los métodos de detección de la fecha de concepción
    1. El último periodo
    2. Fecha de la ecografía
    3. Fecha de parto
  6. Ejemplo práctico
  7. Lo que afecta la capacidad de concebir de una mujer
    1. La edad de la mujer
    2. Fatiga crónica y estrés
    3. Exceso o falta de peso corporal
  8. Sugerencias para tener más probabilidades de concebir
    1. Reconsidere su dieta
    2. Regule su peso
    3. Deje a un lado los malos hábitos
    4. Controle su actividad física
    5. No abuse de los medicamentos
    6. Haga un seguimiento de su ovulación
    7. Observe la frecuencia estándar de la actividad sexual
    8. No sobrecaliente a su pareja
    9. Mantener una posición favorable para la concepción
    10. Obtenga información adicional sobre su genética
    11. Reduzca el estrés

Calculadora de concepción para el embarazo

Una calculadora de la fecha de concepción es una herramienta que ayuda a estimar la fecha de concepción. La fecha de concepción se define como la fecha en que el bebé fue concebido. Puede ser un dato esencial o interesante, ya que muchas mujeres se preguntan: “¿Cuándo quedé embarazada?”.

La calculadora estima su fecha de concepción con el ingreso de datos clave. Puede incluir la fecha de tu última menstruación, la fecha de la ecografía o la fecha prevista de su embarazo.

Conviene saber que la fecha de concepción coincide con la fecha de la ovulación porque el óvulo no fecundado sólo conserva su viabilidad el primer día después de salir del folículo. Otra cuestión es que pocas mujeres pueden determinar con exactitud el día de la ovulación; sólo las pruebas de ultrasonido lo mostrarán con seguridad.

Es importante tener en cuenta que los espermatozoides pueden ser viables hasta cinco días, lo que significa que el día de la concepción podría ser hasta cinco días después del coito. Por ello, la calculadora de concepción del embarazo proporciona un intervalo de fechas en el que las relaciones sexuales pueden haber causado el embarazo.

Áreas de aplicación

Esta calculadora ayuda a las mujeres y a sus parejas a comprender cuándo se produjo la concepción. La concepción es uno de los primeros y más esenciales pasos para quedar embarazada y mantener el embarazo. Para que se produzca la concepción, deben producirse varios acontecimientos. En primer lugar, la mujer debe estar ovulando activamente o cerca de la ovulación para quedar embarazada. Luego, el esperma debe encontrarse con el óvulo y fecundarlo. A partir de ahí, el óvulo fecundado debe viajar hasta el útero e implantarse en el revestimiento uterino.

Comodidad para la usuaria

Una calculadora del día de la concepción puede ser muy práctica para las mujeres y sus parejas, ya que es elemental. Para empezar, permite introducir tres opciones de datos diferentes. Por lo tanto, si conoce una fecha pero no las otras, aún puede obtener una estimación razonable de cuándo concibió. Por ejemplo, una mujer puede ir a que se le haga una ecografía para saber en qué fase del embarazo se encuentra. Sin embargo, es posible que no sepa la fecha exacta de su última menstruación. Si tiene la fecha de la ecografía, puede hacerse una idea de cuándo se produjo la concepción.

Uso de la calculadora de concepción

La primera y única regla para utilizar esta calculadora es tener una fecha e ingresarla. Puede ser la fecha de la última menstruación, la fecha de la ecografía o la fecha del parto. Cualquiera de estas fechas puede aportar información importante a la calculadora para obtener una fecha de concepción.

Recomendaciones para el uso de la calculadora

Para sacar el máximo partido a la calculadora de la concepción, utilice estos útiles consejos: Si conoce más de una de las tres fechas potenciales que puede introducir en la calculadora, intente incluirlas todas en la calculadora. Así, podrá obtener varias fechas de concepción posibles.

Indique las estimaciones más precisas posibles. Algunas mujeres, por ejemplo, pueden desconocer la duración de su ciclo menstrual medio. En estos casos, las mujeres pueden adivinar al introducir esta información en la calculadora. Pero, las suposiciones pueden dar lugar a resultados menos precisos.

Si se utiliza la fecha de la ecografía, hay que asegurarse de que se indica el número de días de embarazo. Por ejemplo, si tiene 12 semanas y cuatro días, asegúrese de introducir en la calculadora “12 semanas” y “4 días” en vez de sólo 12 semanas. De esta manera, la respuesta será más precisa.

Los métodos de detección de la fecha de concepción

El último periodo

Para las mujeres que tienen periodos regulares, la fecha de su último periodo puede ser una herramienta útil. Esto se debe a que la concepción suele producirse entre 11 y 21 días después del primer día del periodo anterior. La fecha de concepción sería más precisa si supieras cuándo ha ovulado. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no conocen esta información.

Fecha de la ecografía

Su médico puede utilizar una ecografía para medir y ver a su bebé a partir de las cinco y seis semanas después de su última falta de menstruación. Con una ecografía, su médico puede estimar su edad gestacional. La calculadora puede retroceder introduciendo la fecha de la ecografía y la edad gestacional de ese día para determinar cuándo fue la concepción.

Si la ecografía se realiza hasta las 7 semanas, la fecha de concepción puede determinarse con mayor precisión, con un margen de error de 2-3 días. Durante este periodo, el embrión se desarrolla proporcionalmente y su tamaño es más o menos el mismo para todas las mujeres. En períodos posteriores, el tamaño del feto puede variar mucho, por lo que será casi imposible calcular la fecha exacta de la concepción.

Fecha de parto

Es probable que su médico le dé una fecha de parto en su visita inicial tras confirmar su embarazo. La calculadora puede utilizar estos datos para ver cuándo puede haber concebido.

Ejemplo práctico

Digamos que una mujer acudió a su cita para la ecografía el 13 de junio de 2022. En esa cita descubrió que estaba embarazada de nueve semanas y dos días. Para utilizar la calculadora, esta mujer seguiría los siguientes pasos:

  • Selecciona “Ecografía” debajo de “Calcular según”
  • Ingresa la fecha de la ecografía, el 14 de junio de 2022.
  • Escribe “9 semanas” y “2 días” como el tiempo que lleva su embarazo en ese momento.

Al hacer esto se obtendría un rango de posibles fechas de concepción y de relaciones sexuales que dieron como resultado el embarazo.

Lo que afecta la capacidad de concebir de una mujer

Algunas familias sin problemas médicos aparentes tienen dificultades para concebir. Parece que los cónyuges son jóvenes, sanos, tienen un estilo de vida activo y trabajan mucho. Pero el embarazo puede no llegar hasta pasados varios meses.

Estadísticamente, el embarazo suele producirse entre los seis meses y un año después del inicio de la actividad sexual sin anticonceptivos. La probabilidad de concepción en los primeros meses de planificación activa del embarazo es mayor para los cónyuges menores de 30 años.

La edad de la mujer

La relación entre la edad de una mujer y su fertilidad es una consideración importante para la planificación familiar. La fertilidad suele alcanzar su punto álgido a finales de la adolescencia y principios de la veintena, cuando el sistema reproductor se encuentra en su estado más robusto.

A medida que la mujer entra en la veintena y la treintena, se produce un descenso sutil de la fertilidad, pero para la mayoría, la capacidad de concebir de forma natural sigue siendo alta. Es a mediados y finales de la treintena cuando la fertilidad disminuye de forma más notable, debido a una menor cantidad y calidad de los óvulos. Aunque la edad es un factor fundamental, no es el único determinante de la fertilidad; la salud, el estilo de vida y los factores ambientales también desempeñan un papel importante.

La edad materna avanzada, que suele definirse a partir de los 35 años, se asocia a un mayor riesgo de anomalías genéticas y complicaciones relacionadas con el embarazo, de ahí que los cuidados prenatales sean más intensivos. A pesar de ello, muchas mujeres de treinta y tantos y cuarenta y pocos años conciben y dan a luz con éxito a bebés sanos. También hay que tener en cuenta que las tecnologías de reproducción asistida, como la FIV, han ampliado la edad de la maternidad potencial para muchas mujeres.

Aunque el declive de la fertilidad relacionado con la edad es un aspecto inalterable de la biología reproductiva, su impacto varía de una persona a otra y, con los avances médicos modernos, se ha ampliado el margen para tener hijos, lo que permite a las mujeres una mayor flexibilidad a la hora de planificar su familia.

Fatiga crónica y estrés

El ritmo de vida moderno obliga a menudo a las personas a llevar un estilo de vida apresurado, a posponer los encuentros con los amigos, los paseos por la naturaleza e incluso la oportunidad de dormir bien. Nos vemos privados de un descanso y una comunicación adecuados.

El síndrome de fatiga crónica y el estrés crónico reducen la capacidad de concebir. El estrés afecta tanto al sistema reproductor femenino como al masculino. A veces, la privación crónica del sueño afecta a la capacidad de concebir de la mujer.

Exceso o falta de peso corporal

El metabolismo y el IMC tienen un impacto directo en la función reproductiva de la mujer. Por ejemplo, una mujer con un peso significativamente bajo podría no tener la menstruación ni ovular. Naturalmente, en este caso, es simplemente imposible quedarse embarazada. En este caso, el embarazo será posible con la normalización del peso.

El sobrepeso también afecta a la capacidad de concebir y gestar un bebé. Las mujeres con sobrepeso se enfrentan a complicaciones no sólo con la concepción, sino también durante el embarazo y el parto. El sobrepeso puede provocar hipertensión en las mujeres embarazadas.

Sugerencias para tener más probabilidades de concebir

Reconsidere su dieta

Consumir una dieta baja en calorías puede afectar significativamente a los niveles de estrógeno del organismo. El estrógeno, una hormona crucial para la salud reproductiva, es producido parcialmente por el tejido adiposo. Cuando la ingesta calórica es demasiado baja, la grasa corporal puede disminuir hasta un nivel que comprometa la síntesis de estrógenos, lo que podría alterar el ciclo menstrual y reducir la fertilidad. Aunque es importante elegir alimentos ricos en nutrientes, un consumo calórico adecuado es vital para mantener el equilibrio hormonal necesario para una ovulación regular y la salud reproductiva en general. Por lo tanto, una dieta equilibrada con suficientes calorías es esencial para mantener unos niveles saludables de estrógenos.

Procure comer más verduras, frutas y alimentos ricos en fibra (pan, arroz y pasta integrales). El ácido fólico, esencial para la concepción y el embarazo, se encuentra en las verduras de hoja verde como la col, el brócoli o las espinacas. Las proteínas y el hierro, que afectan a la salud general de los ovarios y al mecanismo de la ovulación, se encuentran en las legumbres. Una fuente de calcio que el bebé necesitará son los productos lácteos.

Y para darle al organismo ácidos grasos omega-3, los cuales aseguran el flujo sanguíneo al útero, se recomienda incluir el salmón en la dieta. Las grasas vegetales beneficiosas son “proveedoras” de vitamina E, que debe tomarse al menos tres meses antes de la concepción. Es mejor rechazar los dulces: el aumento del azúcar en sangre provoca la secreción excesiva de adrenalina. La adrenalina “ataca” a la hormona de la concepción, la progesterona.

Regule su peso

Para una concepción óptima, el IMC (índice de masa corporal) de la mujer no debe ser inferior a 18,5 ni superior a 25. Conviene abandonar las dietas restrictivas, seguir una dieta nutritiva y elegir alimentos saludables.

Deje a un lado los malos hábitos

Si una pareja está planeando ser padres y se preocupa por la salud del futuro niño, tanto la mujer como el hombre deben dejar de fumar, no consumir drogas o dejar el consumo de alcohol.

En el caso de los hombres, la nicotina reduce la espermatogénesis. La nicotina retrasa la formación de los espermatozoides y perjudica su movilidad. En el caso de las mujeres, la nicotina disminuye el nivel de estradiol, la hormona sexual más activa.

Incluso si uno de los miembros de la pareja fuma, las posibilidades de quedarse embarazada se reducen en un 10-40%. Fumar también reduce la libido y provoca la falta de orgasmos. Deje el cigarrillo y evite el humo de segunda mano en los lugares públicos.

Controle su actividad física

Cualquier actividad aeróbica, como bailar, montar en bicicleta, nadar o incluso caminar, hace que el corazón y los pulmones trabajen más, por lo que la sangre rica en oxígeno se transporta por todo el cuerpo. El aparato reproductor también recibe un mayor aporte de sangre.

La actividad física no debe ser intensa. Un par de meses antes de la concepción es mejor reducir el ritmo del ejercicio. Los entrenamientos activos provocan una reacción de protección en el cuerpo: no tiene tiempo para quedarse embarazada, y todos los esfuerzos se dirigen a desarrollar los músculos. Una tensión muscular excesiva provoca un cambio reflejo en las contracciones de las trompas de Falopio y el útero. Esto puede impedir la fecundación.

No abuse de los medicamentos

Durante la ovulación, no tome antiinflamatorios ni analgésicos: afectan negativamente al cuadro hormonal. Los antidiarreicos y los antihistamínicos pueden provocar sequedad vaginal y espesamiento del moco cervical. Pueden dificultar el movimiento de los espermatozoides. La toma de antibióticos provoca la alteración de la flora bacteriana de la vagina. Si has tomado antibióticos, tendrá que esperar de 1 a 2 ciclos para concebir. Durante un mes después de terminar cualquier terapia farmacológica, debe dejar de intentar quedar embarazada durante un mes, ya que la eliminación de los fármacos del cuerpo dura varias semanas.

Haga un seguimiento de su ovulación

La probabilidad de quedar embarazada es mayor durante la ovulación. Con una duración media del ciclo de 28 días, se produce en unos 14 días. Para un cálculo más preciso, mida su temperatura basal (en el momento de la ovulación, aumenta entre 0,2 y 0,4 grados). También puede utilizar un test especial que venden en las farmacias para determinar la ovulación.

Para determinar la naturaleza de la ovulación, es necesario realizar este procedimiento durante 3-5 ciclos menstruales.

Observe la frecuencia estándar de la actividad sexual

Abstenerse de mantener relaciones sexuales durante más de siete días puede provocar una disminución de la fertilidad masculina. Durante este tiempo, la cantidad de esperma aumenta, pero no su calidad. Sin embargo, los hombres que tienen demasiadas relaciones sexuales también sufren problemas de calidad del esperma; simplemente no tienen tiempo para producirlo. El régimen óptimo para la calidad del esperma es mantener relaciones sexuales 3-4 veces por semana.

No sobrecaliente a su pareja

La temperatura óptima para la maduración del esperma es de unos 2 grados por debajo de la temperatura corporal total del hombre. Para garantizar esta temperatura en la zona de la ingle, la ropa interior masculina debe ser de materiales naturales y tener un ajuste holgado.

Los hombres deben evitar el sobrecalentamiento de su cuerpo. Deben limitar las visitas a saunas y baños y no usar ropa interior ajustada. Además, los miembros de la pareja no deben utilizar lubricante durante el coito, ya que puede provocar la muerte de los espermatozoides.

Mantener una posición favorable para la concepción

A veces, la anatomía de la mujer dificulta la entrada de los espermatozoides en el útero. Por eso, una mujer que sueña con quedarse embarazada debe consultarle a su médico sobre sus peculiaridades anatómicas. Entonces, el médico podrá aconsejarle sobre las posiciones más convenientes para la concepción.

En la mayoría de los casos, la posición del misionero es óptima para la concepción. En esta posición, el pene penetra más profundamente y es más fácil que los espermatozoides lleguen al cuello del útero. También, para la concepción, puede convenir la posición cuando el hombre está detrás y la mujer se acuesta sobre su estómago o en la posición donde la mujer está sentada sobre el regazo del hombre.

Obtenga información adicional sobre su genética

Un especialista en genética puede detectar problemas ocultos que pueden tener un impacto negativo en la concepción, el embarazo o la salud del feto.

Reduzca el estrés

El estado mental y emocional de la pareja afecta a la rapidez con la que la mujer puede quedarse embarazada. Intente evitar el estrés emocional excesivo, aprenda a meditar y encuentre tiempo para pasatiempos y actividades que le aporten alegría.

Cualquier tiempo que se pase en compañía de un ser querido es una forma estupenda de restablecer el equilibrio. Puedes hacer cosas emocionantes como ir al cine o al teatro, o pasar tiempo en la naturaleza.

Esto reforzará la relación, unirá más a la pareja y reducirá el estrés.